¿Cómo funciona un equipo radiofrecuencia?

Con el avance de las nuevas tecnologías cada vez hay más personas que deciden ir a centros de estética para encontrar tratamientos que se encarguen de mejorar ciertos aspectos de su piel. Algunos de los métodos utilizados en el pasado era muy intrusivos: conseguían un efecto más o menos bueno pero tenían el problema de que era doloroso y que el paciente necesitaba de algún tiempo para poder recuperarse de la operación.
Afortunadamente se ha avanzado mucho en el ámbito del equipo radiofrecuencia. Parece que cada día aparece un nuevo avance que nos deja totalmente impresionados.
En este artículo te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre estos equipos y como han ido avanzando a lo largo de los últimos años.

Funcionamiento: ¿En qué consiste un equipo de radiofrecuencia?

Un “equipo radiofrecuencia” es capaz de generar un potente campo magnético que cambia constantemente de positivo a negativo. Ese principio permite generar calor para poder aumentar la temperatura de la piel.
Gracias a la elevación de la temperatura se produce una serie de reacciones que permiten mejorar, entre otros aspectos, la celulitis y la flacidez. Realmente el objetivo es eliminar los líquidos que se pueden haber acumulado en las zonas donde se producen los problemas que hemos visto anteriormente. También eliminará las toxinas que puedan encontrarse en el mismo lugar.
A la vez también es capaz de mejorar la circulación del torrente sanguíneo. De esta forma se producirá una mejora en la piel y ayudará a prevenir que estos problemas vuelvan a poder aparecer de cara al futuro.
Una gran ventaja que tienes que conocer sobre la radiofrecuencia es que es capaz de estimular la creación de colágeno de forma natural. Esta sustancia está implicada en conseguir que la piel consiga esa firmeza tan destacada que la caracteriza. Podemos decir que tiene un interesante efecto rejuvenecedor que será visible en muy pocas sesiones.